1.º Secundaria

Prueba de velocidad lectora 3

Esta prueba es anónima y no guarda resultados.
Para acceder a las pruebas asignadas por tu profesor,
debes iniciar sesión e ir a Mi espacio.

Fragmento de: Como un galgo, Roddy Doyle

En una ocasión, alguien le había contado que cuando a una persona le cortaban una pierna, seguía notándola mucho después de haberla perdido. Cuando le picaba y se disponía a rascarse, entonces recordaba que no tenía pier­na. De este modo se sentía Mary. Tenía la sensación de que Ava la acompañaba de vuelta a casa. Sabía que no era así, pero de todos modos a cada rato miraba a su lado... y eso era peor.

Mary sabía perfectamente que Ava estaba en otro ba­rrio de Dublín, a solo siete kilómetros de allí. Pero si hubie­ra estado actuando en una película o en una obra de teatro y le hubieran dicho que tenía que llorar, habría pensado en Ava, y no le habría costado. Mary no entendía por qué la gente cambiaba de casa. Era una estupidez. Y tampoco en­tendía por qué, al preguntar a sus padres –a los de Ava– si una amiga (Ava) podía quedarse a vivir con la otra (Mary) en vez de mudarse, se habían negado.

–Si se queda con nosotros no tendréis que alimentarla –le había dicho Mary a la madre de Ava el día antes del traslado–. Os ahorraréis un montón de dinero.

–No.

–Sobre todo con la recesión y todo eso.

–No.

–Pero ¿por qué? –preguntó Ava.

–Porque eres nuestra hija y te queremos.

–Entonces haz un sacrificio y deja que se quede –dijo Mary–. Si la quieres de verdad. Esto no tiene ninguna gracia.

–Ya lo sé –dijo la madre de Ava–. Pero es que es tan gra­cioso...

Y estas eran precisamente las estupideces que decían los mayores. Veían a dos amigas del alma que no querían separarse, que preferían morir antes que separarse..., y de­cían que les parecía gracioso.


© 2009-2020 Editorial Casals S.A.
Aviso Legal | Mapa web | Créditos