6.º Secundaria

Prueba de velocidad lectora 2

Esta prueba es anónima y no guarda resultados.
Para acceder a las pruebas asignadas por tu profesor,
debes iniciar sesión e ir a Mi espacio.

Fragmento de: El vendedor de dulces, R. K. Narayan

A Jagan le suponía una emoción peculiar hablar de su hijo como de un escritor. Al día siguiente, de camino a su puesto de dulces, detuvo por lo menos a tres conocidos en la calzada para hablarles de él. La cuarta persona a la que se lo contaría sería el cocinero jefe. En cuanto llegó, Jagan lo llamó a su trono y le dijo:

–Mi hijo está escribiendo un libro.

El cocinero jefe, que estaba ensimismado pensando en las frituras del día, repuso que era una noticia magnífica y manifestó interés por los progresos literarios de Mali.

–Ganará veinticinco mil rupias con él, y dice que va a terminarlo antes de septiembre. ¡Qué chico más maravilloso! No tenía ni idea de que mi hijo fuera tal genio. Verás, en realidad no necesita hacer todo eso para conseguir las veinticinco mil rupias, porque siempre podría sacarlas de casa. Pero yo prefiero no dárselas ni dejar que se las administre. Ahora ya no es como en mi generación, cuando estábamos bajo el influjo de Gandhi y no éramos capaces de hacer nada malo.

–Con tanta riqueza como tiene... y es usted un hombre de vida sencilla, que no come nada.

–Como para vivir, nada más –lo corrigió Jagan–. Ya te enterarás cuando salga mi libro. También yo soy una especie de escritor, ¿comprendes?

–No me extraña que su hijo le haya cogido el gusto a la escritura con tanta alegría –dijo el cocinero.

El primo llegó a la hora de siempre y se enteró de las últimas novedades. El mismo Jagan se las repitió y, a modo de conclusión, dijo:

–Espero que emule también mi filosofía vital. Vivir con sencillez y pensar elevadamente, como nos enseñó Gandhi.

–Cierto, cierto. Pero lo que no comprendo es por qué tienes que dirigir un negocio, ganar dinero y acumularlo.

–Yo no acumulo nada, crece de manera natural –dijo Jagan–. ¿Qué voy a hacerle? Además, trabajo porque el deber de uno es trabajar.


© 2009-2020 Editorial Casals S.A.
Aviso Legal | Mapa web | Créditos