Prueba de velocidad lectora 4

Esta prueba es anónima y no guarda resultados.
Para acceder a las pruebas asignadas por tu profesor,
debes iniciar sesión e ir a Mi espacio.

Fragmento de: Dos problemas y medio, Alfredo Gómez Cerdà

Rubén se da cuenta de que es mejor no hacer preguntas e ir al grano. Les explica en qué consiste una suma y los piratas lo pillan a la primera.

–Si seguís así, os pondré un diez, que es la nota más alta.

Los piratas sonríen, alegres y orgullosos.

–Repetid conmigo: dos más dos, cuatro; cuatro más tres, siete; siete más cinco, doce; doce más uno, trece...

Tan embelesados están con las sumas, que se cruzan con un barco y no se dan ni cuenta. Solo lo ven cuando lo tienen enfrente, a un costado.

–¡Barco a la vista! –grita uno de los piratas.

Se organiza un gran revuelo. El capitán se pone de pie para ordenar de inmediato el abordaje. Pero Rubén se le adelanta. Chasca los dedos con fuerza y dice:

–Si no te sientas ahora mismo te pondré un cero.

Cuando falta poco para terminar la clase, les pone varios problemas de sumas.

Todos los piratas se estrujan la mollera para hacer esas sumas que les ha puesto su profesor particular. La mayoría utiliza los dedos para contar. Lucas, el capitán, se da golpes en la cabeza con el puño cerrado.

–Cuatro –y se da cuatro golpes–, más dos –y vuelve a darse dos golpes más– son... seis.

Y se arrea seis capones en la coronilla.


© 2009-2020 Editorial Casals S.A.
Aviso Legal | Mapa web | Créditos