Prueba de velocidad lectora 3

Esta prueba es anónima y no guarda resultados.
Para acceder a las pruebas asignadas por tu profesor,
debes iniciar sesión e ir a Mi espacio.

Fragmento de: El misterio de la caca de perro abandonada, Anna Cabeza

Las hermanas Coscorrón miraron la imagen al derecho y al revés y no encontraron ninguna explicación lógica a la presencia de aquellos dos hombres siniestros delante de la sucursal bancaria.

Dos hombres con cara de pocos amigos delante de una sucursal bancaria... Seguro que no habían ido allí a pedir un préstamo ni a pedir información sobre cómo conseguir una cubertería nueva ingresando diez millones de euros en una cuenta a plazo fijo.

Al cabo de pocos segundos...

–Eh, estos dos hombres han entrado en el banco–dijo Rosalía, que estaba cerca de la ventana–. ¡Y ahora salen a toda velocidad!

Cuatro narices se quedaron automáticamente pegadas al cristal.

–¡Tenemos que averiguar quiénes son! –dijo Carmen con tono enérgico.

–¿Y qué quieres hacer? ¿Salir y preguntarles si son unos gánsteres? –preguntó Rosalía.

Carmen se la quedó mirando y una expresión decidida se dibujó en su cara.

–¡Eh, ni se te ocurra! –se alarmó Rosalía.

Pero cuando Carmen tomaba una decisión, nada podía pararla. Empezaba a oscurecer y los dos hombres vestidos de negro se confundían con el paisaje. La farola de la calle parpadeaba y el viento soplaba cada vez con más fuerza. Un ambiente que no invitaba a salir de casa. Pero Carmen ya estaba fuera, señalándoles con su bastón...

–¡Eh, ustedes! ¡Sí, sí, ustedes! ¿No serán unos gánsteres?


© 2009-2020 Editorial Casals S.A.
Aviso Legal | Mapa web | Créditos