4.º Secundaria

Prueba de velocidad lectora 3

Esta prueba es anónima y no guarda resultados.
Para acceder a las pruebas asignadas por tu profesor,
debes iniciar sesión e ir a Mi espacio.

Fragmento de: Cantan los gallos, Marisol Ortiz de Zárate

El Toledo que acogió a los tres amigos aquel junio de 1539 era un lugar grande, de estructura medieval, que luchaba por modernizarse para estar a la altura del nuevo rango de ciudad imperial que ostentaba por capricho del emperador. Aparentemente todo era poco para su embellecimiento: se ensanchaban plazas, se allanaban calles, se suprimían muladares de lugares visibles. Mirena advirtió que este rey, aun compartiendo durante sus estancias en España el lugar de residencia con Valladolid, denotaba una clara predilección por Toledo.

–Por supuesto –reconoció Fapo–, bien lo puedes decir. Está forrando la ciudad de escudos imperiales, como ese que has visto con el águila bicéfala. Se dice incluso que quiere convertir el Alcázar en un lujoso palacio real y adecuarlo como futura vivienda. –Y señaló con el dedo el mencionado Alcázar que, edificado en la cota más alta, se veía desde cualquier parte de Toledo.

Atravesando todo el peñasco, llegaron hasta el río Tajo, ancho y de enorme caudal, río grandioso. Se doblaba en un meandro y excavaba un foso natural a los pies de Toledo que rodeaba la ciudad y la protegía y defendía desde antaño. Allí decidieron buscar un lugar tranquilo donde acampar. Pero no era fácil, el río estaba concurrido a esas horas del día en que el calor amainaba; mujeres limpiando la loza o lavando a sus chiquillos, caballeros dando de beber a sus caballos. Los aguadores cargaban cántaros de agua en mulas y carros y los distribuían por las casas más pudientes y por las posadas. Fapo y los chicos se alejaron unos pasos.

–Aquí estaremos bien, cerca del puente pero no junto a él. Estas matas espesas ocultarán nuestro equipaje. Ahora hay que ir a trabajar, estamos hambrientos. Vosotros dos, id a conseguir limosna. Limosna, Albino, limosna, nada de robos. En tu estado no tendrás problemas. La gente de Toledo es generosa, puedes creerme. Yo he de resolver unos asuntos. Nos juntaremos aquí cuando caiga la noche y mañana, más descansados todos, os contaré mi plan.


© 2009-2020 Editorial Casals S.A.
Aviso Legal | Mapa web | Créditos